martes, 25 de marzo de 2014

Mediterráneame



                                              Lléname de azul, de brisa fresca, de olor a mar,
                                              de calles regadas por las mujeres al atardecer.

                                              Lléname de mar, de sal, de sol,
                                              de espuma de mar,
                                              de mar verdemar,
                                              de cielo estrellado,
                                              de sombra de higuera
                                              y de parras frescas.
                                              Lléname de ojos negros
                                              y piel morena.
                                              De luz de oro
                                              y frutas de miel.
                                              De palmeras al viento (de levante)
                                              de olor a azahar.
                                              De humo de leña,
                                              de hogueras de san Juan
                                              de estruendo de cohetes
                                              y música de banda.

                                              Lléname de Historia,
                                              de arte, de pasión.
                                              De historias a la fresca,
                                              o junto al fuego invernal.

                                              Lléname de tradición,
                                              superstición,
                                              religión,
                                              mitología.

                                              Lléname de Europa,
                                              de África,
                                              de Asia,
                                              de islas blancas,
                                              de cúpulas azules,
                                              de viejas de negro,
                                              de noches de verbena,
                                              de sangre caliente.

                                              Lléname de vida,
                                              mediterráneame.

©texto JAVIER VALLS BORJA
noviembre 2010
©fotografía  Katri Niemi (fuente flickr), publicada bajo una licencia Creative Commons

10 comentarios:

  1. :)))
    Qué buenos días tan gozosos!!!...
    Lo que no entiendo es por qué lo llamas o etiquetas con "Proesía"... sí sé que aparecen pocas metáforas "ocultas", o mejor, casi ninguna, símbolos, pero en cambio hay "millones de otros recursos típicamente "poéticos" rima, anáforas, y hasta la invención de un vocablo...:), sé bien porque la llamas proesía, pero tú también sabes que esto es poesía, y que muchos autores de poesía actuales (como si fuera una corriente nueva lo hacen, que es más antigua ya que el hilo negro) escriben poemas infinitamente más prosaicos, y son archifamosos y todo...dónde está el límite?, la señal que separa la poesía de la prosa?...:)
    En fin, me da igual, me quedo con este refrescante, por vital poema tan lleno de imágenes tan gustosas para mis sentidos.
    GRACIAS, por escribirlo, ;)
    Y no, no me ha sorprendido, sé de lo que ers capaz. :)
    Beso
    P.D. El símbolo más claro y "oculto"..ese viento especificado como de Levante. Sé que proviene de nuestra situación geográfica con respecto al mar Mediterráneo, pero a mí me evoca aspectos de mi subsconciente que precisamente evocan tierra en vez de mar, y sequedad, aspectos que tu poema "destroza", lo cual se agradece, ;)
    Otro recurso: el de las precisamente mujeres regando...¿por qué mujeres se pregunta la lectora aguijoneada en su vertiente feminista sólo porque el autor es varón?..el mar es símbolo de fecundidad, y en mi simbología inconsciente no tiene sexo, o mejor, es hermafrodita, pero la cultura mediterránea, la antigua, es femenina total, la diosa madre..........:)

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí si me has sorprendido con esta proesía (término que comparto y que me encanta). No voy a añadir gran cosa tras la sabia exposición de Sofía, sólo diré que me has mediterraneado el día.

    ResponderEliminar
  3. Jolín, chaval...!!! Tocas todos los palos.
    Ya sabes que a mí la poesía me cuesta... pero esta es complicadamente sencilla. Hacerla tan aparentemente fácil, llena de ideas e imágenes frescas, evocadoras y gustosas... como dice Sofía, no debe ser nada sencillo. Ahí radica el arte... Javier.
    Me gusta mucho... Serrat te lo haría canción!
    Besos miles, querido Javier.

    ResponderEliminar
  4. Querida Sofía, a veces pienso que crees más en mí que yo mismo, lo cual no deja de ser una inyección de moral que me empuja a perseverar. Lo de "proesía" tiene su explicación: leerte a ti (tu poesía) y llamarme yo poeta no es equiparable, así que lo dejamos en "proseta", vocablo al que tengo mucho cariño porque lo inventamos juntos.

    Y las mujeres que riegan son mujeres sencillamente porque es lo que les he visto hacer en mi pueblo durante toda mi vida, regar la calle al atardecer y sentarse a la fresca a charlar con las vecinas, mientras hacían labores de aguja o remendaban las redes. Nada tiene que ver con que el autor sea varón; no soy feminista ni machista (aborrezco los extremos), sino igualitario.

    ¿Sabes? En valenciano el mar es masculino o femenino, dependiendo del uso que le des, pero EL Mediterráneo es LA Mediterrània.

    Gracias por tu entusiasmo y por tus palabras.

    Beso.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, Ángel, tú hace ya algún tiempo que diste el salto a la poesía y también me sorprendiste, y mucho, ya que hemos hablado muchas veces de lo negados que ambos somos para una disciplina que a mí me parece dificilísima, siempre tomando como referentes a poetas de calidad, claro, como nuestra Sofía y otros que nada tienen que ver con las hordas de horteras que publican sin ningún pudor su basura sentimental, plagada en muchos casos de faltas ortográficas y gramaticales.

    Esto mío, pese a la afirmación de Sofía, sigo considerándolo "proesía"; además, aunque llevara ella la razón, un poema no me convierte en poeta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. También a mí la poesía me cuesta bastante, Lola. De hecho, y Sofía lo sabe —Sofía, estás apareciendo en todos los comentarios :)))—, le comento muy pocos poemas porque tanto ella como alguno de sus visitantes están a un nivel que ni me planteo alcanzar, y esto lo hemos discutido ya algunas veces. Creo que está bien intentar nuevas metas, pero sin perder el norte, conociendo los propios límites. Ahora mismo yo, sin leer toneladas de poesía, cosa que no hago, no podría, honradamente, ponerme a escribirla. Yo me encuentro cómodo con mi prosa, quizá a veces impregnada de un cierto tono poético, pero prosa al fin, y conste que no la considero un arte menor en comparación con la poesía, pero creo que estoy más dotado para la una que para la otra. Recuerdo algún poema que escribí en mi primera adolescencia (no, no eran de amor), intentando rimas clásicas y me ruborizo por lo ridículo que me siento, vamos, que no es lo mío.

    Y hablando de Serrat (¡qué generosa eres, amiga!) y del Mediterráneo, esa canción es mi poema favorito de todos los tiempos, mira si soy simple.

    Beso.

    ResponderEliminar
  7. Javier, de Serrat, casi todo, casi todo, pero «Mediterráneo» no es de simples. No querido, no. A mí me emociona siempre... y «Lucía»... ah, y «Balada de otoño».
    Besos miles, querido. No dejes de escribir lo que escribes. Tu «proesía» es de lo mejón... ;)

    ResponderEliminar
  8. Y "Penélope", y "Paraules d'amor" y "Cantares"... Ahora es más sabio, pero esas viejas canciones producen una emoción especial...

    Gracias, Lola.

    Beso.

    ResponderEliminar