jueves, 10 de noviembre de 2011

Adagio_010



Las penas con (cham)pan son menos.

©JAVIER VALLS BORJA
©fotografía Catwomancristi (fuente flickr), publicada bajo una licencia Creative Commons

4 comentarios:

  1. Yo...sigo discrepando. Pan, prefiero el pan de toda la vida y más ahora que estoy en Plan de Reconversión Adipocítico y me lo han retirado. Pero venga, voy a sacar la metáfora. Los ricos nunca se conformarían sólo con pan. Eso nos queda a los que como único bien en este mundo tenemos nuestra capacidad de trabajar y que gastamos buen conformar. Ellos, avaros de su avaricia, nunca se conformarán con poco si pueden tener todo... lo vemos a diario. Ladrones mil.
    Besos miles

    ResponderEliminar
  2. Pero Lola, si nos vamos por la parte lúdica del asunto, con una buena cogorza ¡se te olvidan todos los males! :)))

    Y si nos vamos por la otra parte, de todos es sabido que la abundancia minimiza otros problemas, pero sí, hay quien no se conforma y quiere toda la panadería, para distribuir el pan con cartilla de racionamiento.

    Beso.

    ResponderEliminar
  3. Ayyyy, es que no me gusta pillarme una cogorza... por no pasar la resaca, doy dinero!! Y por ello nunca la pienso ni como posibilidad.
    Y los ricos nunca pensarían en pan, siempre en Moet... como mínimo!!!
    Me encantan estos comentarios-diálogos!!
    Besos, guapo, y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Pero es que yo hablo de "una buena cogorza", amiga, de las que no producen resaca, ya sea a base de un buen vino o de un destilado de clase superior. En todo caso, el cava, o el champán, no son lo mejor para pillarla que, por buenas que sean, siempre son cabezonas.

    Y si yo fuera rico, no pensaría en Moët, te lo aseguro, porque el pan es el alimento que más me gusta, de toda la vida, pero (aceptando champán como sinónimo de pan en el sentido de holgura y riqueza), hay que reconocer que el dicho original lleva mucha razón.

    Buen fin de semana para ti también.

    Beso.

    ResponderEliminar