domingo, 1 de enero de 2012

Adagio_011




De cuando la auténtica clase baja es la supuesta clase alta.

©JAVIER VALLS BORJA
©fotografía Antonio Marín Segovia (fuente flickr), publicada bajo una licencia Creative Commons

2 comentarios:

  1. Creo que el nivel de indecencia de la casta política (y adyacente a la misma) está llegando a cotas insospechadas. Por lo menos antes procuraban robar sin que se notara. Ahora, como House en la tercera temporada, alardean de su drogadicción y luego pretenden pasar por ilusos, o por honrados, o por líderes consecuentes. Vamos mal, pero que muy mal.

    ResponderEliminar
  2. Muy mal, Raúl, muy mal, pero... ¿y la gente que les vota una y otra vez? Todas esas personas también tienen una parte de culpa de la que no quieren oír hablar. Eso me enerva aún más que el hecho de que haya políticos corruptos, porque ¡está en nuestras manos echarlos, joder!

    En fin, Pilarín...

    Saludos, y feliz año (sin retintín:)))

    ResponderEliminar