martes, 14 de enero de 2014

La sombra



Hace unos días —desde la última luna llena, calcula— que viene observando pequeños desfases en su rutina: expulsa el aire al inspirar y viceversa, ve lo que tiene a sus espaldas, y ha cambiado la frecuencia del parpadeo hasta tener tanto tiempo los ojos cerrados como abiertos. Y si solo fuera eso, pase, pero lo que más le preocupa es lo de su sombra; las cosas no van como debieran entre los dos, no hay coordinación, mejor dicho, no hay sincronización. Todo empezó con pequeños retrasos en los movimientos que debían ser, naturalmente, simultáneos. Pensó que sería su imaginación, pues hacía pruebas y la sombra se comportaba con total normalidad; desde hace una semana, esta ni siquiera intenta mantener las apariencias: él hace unos movimientos y ella, otros, o se queda parada. Ayer la descubrió hurgando en el cajón de los cuchillos de cocina.

©texto JAVIER VALLS BORJA
septiembre 2013
©fotografía anieto2k (fuente flickr), publicada bajo una licencia Creative Commons

Microcuento finalista en el certamen FantastiCS13

2 comentarios:

  1. Pues nada que añadir a lo que en su día te comenté. Me gusta mucho, es una joya, muy breve pero eso en tus manos también es virtud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo; y esta vez no me puedo quejar, puesto que el relato ganador es excelente.

      Eliminar