jueves, 25 de octubre de 2012

El tálamo seco





EL TÁLAMO SECO, obra en un acto (de contrición)

ESCENA:
Una habitación.

ATREZZO:
Una cama.

DRAMATIS PERSONÆ:
Cuerpo 1
Cuerpo 2

ACTO PRIMERO (y único).
ESCENA PRIMERA (y final).

Una habitación triste con una cama marchita.

Dos cuerpos inertes, como sin vida, las conciencias insomnes, reposan en una cama que fue terreno abonado para el amor, y hoy es un medio estéril, lugar de desencuentro, donde ya nada es como era, donde ya nada es lo que era.

Una habitación que ya no es refugio, con una cama que no es más que un mueble, en la que ya no se declara la guerra ni se firma la paz, donde no anida el deseo, donde ni siquiera ya se habla, ni se ríe, donde se llora en silencio, de espaldas, y se piensa en un futuro que no lo es.

DIÁLOGOS:

Cuerpo 1.




Cuerpo 2.





TELÓN.

©texto JAVIER VALLS BORJA
octubre 2012
©fotografía Orleans_ (fuente flickr), ublicda bajo una licencia Creative Commons

2 comentarios:

  1. Y pensar que con cuanta ilusión, sensualidad, fantasías compraron el piso y los muebles que ni siquiera titubearon cuando se comprometieron a pagar hipoteca y tantas cuotas. Cayó el amor, la atracción, el interés mutuo y ni se duerme en la cama, ni se come en la mesa y las cuotas siguen...
    Los muebles siempre fueron muebles y pueden durar muchísimos años. Los Museos así lo demuestran. Las relaciones humanas rara vez tienen la misma suerte
    Cristina
    Cristina Pailos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si decir desgraciadamente, pero es ley de vida.

      Eliminar