viernes, 13 de febrero de 2015

Lamento 003



Las cosas que acaban antes de empezar minan la capacidad para empezar cosas.

©texto JAVIER VALLS BORJA
©fotografía julianrod (fuente flickr), publicada bajo una licencia Creative Commons
febrero 2015

10 comentarios:

  1. Lo que no empieza no existe (es mejor pensarlo así)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero el ser humano es tan de "¿y si...?"

      Eliminar
    2. Ya, somos así de ilusos-as pero ese ¿y si...? casi siempre acaba en un todo eran imaginaciones sin fundamento

      Eliminar
    3. Cierto, pero nos aferramos a la esperanza, por muy infundada que sea.

      Eliminar
  2. no hay cosas tan determinantes... creo que las cosas si empiezan es que tienen una razon de ser.. si no empiezan no ... existen... y por lo tanto no tienen una existencia... en el corazón comienzan las cosas y alli perduran ... aun que parecen que han terminado muchas veces...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces existe la voluntad del comienzo, pero no el comienzo en sí. Por lo demás, estoy de acuerdo con lo que dices, amigo mío.

      Eliminar
  3. O simplemente no se ha dado tiempo para que empiece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo no es lo único determinante en la consecución de un proyecto; se necesita, además, actitud.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Y ganas, fuerza, ilusión, metas... En definitiva, pasión por conseguirlo.

      Eliminar