martes, 3 de marzo de 2015

Lamento 004



Temer que un hasta pronto se convierta en adiós, y que ese temor se convierta en realidad.

©texto JAVIER VALLS BORJA
©fotografía Brocco Lee (fuente flickr), publicada bajo una licencia Creative Commons
marzo 2015

6 comentarios:

  1. Con un adiós nos podemos sentir mas agredidos emocionalmente pero es mejor que un hasta pronto para evitar a fin de cuentas el mismo daño.
    Siempre es mejor saber que dudar, no?
    Cuando dices o te dicen adiós estás y te están dando carta de libertad para decidir lo que hacer, puede que no sea tan malo un adiós y ser terrible un hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es ver la botella medio llena, cuando yo lo escribí viéndola medio vacía. Como viene siendo habitual, tu análisis es acertadísimo, además del aporte de un punto de vista tan distinto como necesario. Nunca me lo hubiera planteado así, y en cambio ahora no veo la forma de hacerlo de otro modo. Me parece excelente tu comentario, María.

      Eliminar
  2. Creo que cada día que pasa dudamos mas de todo y no se si hago bien o mal pero intento buscar algún punto de anclaje firme para no perderme en la duda permanente, otra cosa es que lo consiga. Por eso me gusta como tú planteas los temas, dan muchas posibilidades para intentar respondernos a nosotr@s mism@s estas cuestiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si planteo los temas o voy dando palos de ciego, María. En todo caso, la duda es lo que nos hace humanos, y también el miedo; no deberíamos temerles.

      Eliminar
  3. Sí, es triste que los temores se hagna realidad. Que sea inevitable no lo hace menos penoso o triste.
    Yo te digo hasta luego... ;)
    Besos miles, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola querida, ¿y no te da la sensación de que a veces actuamos de modo que ayudamos a que esos temores se conviertan en realidad?
      Hasta luego, siempre. Beso.

      Eliminar